Contacto



Marcas de Telefónica

Son Marcas de Telefónica

Fatiga digital: ¿Por qué la sufre Europa mientras Latinoamérica está más atenta a la oportunidad que brinda la digitalización?

Digital, digital, digital… Escuchamos tantas veces el término que llega a generar indiferencia.

Así es al menos como se sienten muchas pymes europeas de acuerdo a un reciente informe que hemos realizado y que analiza cómo las pymes de Argentina, Brasil, Chile, Alemania, España y el Reino Unido están utilizando los servicios digitales para cambiar su operativa, su importancia en el crecimiento del negocio, así como sus planes de implementación de estos servicios en sus negocios.

Esta “fatiga digital” supone un problema porque, como consecuencia de la misma, las pymes no están actuando adecuadamente. Y una empresa que permanece inmóvil tiene todas las de perder.

 

Atentas a los beneficios

Es más, otras regiones están más dispuestas a ocupar ese espacio. Las pymes de economías emergentes de Latinoamérica están más atentas a los beneficios que brinda la digitalización. La investigación que hemos realizado indica que el 79% de las pymes de los tres países latinoamericanos que abarca el informe sostienen que la tecnología es fundamental para el crecimiento de sus negocios, frente a un 55% de pymes europeas que piensan lo mismo. En concreto, en lo que al Internet de las Cosas (IoT) se refiere, según una predicción de IDC, las pymes latinoamericanas serán las que más inviertan en IoT hasta 2021 con un incremento medio anual de 21,7% hasta esa fecha.

 

Manos a la obra

Si bien es cierto que existen claras diferencias de aptitud entre las pymes europeas y latinoamericanas, existe un denominador común sobre la importancia de los servicios digitales para el crecimiento del negocio.

Sin embargo, el hecho de entender su importancia no siempre se traduce en la toma de acciones concretas. Mientras un 87% de las pymes encuestadas en Chile señalan que tienen previsto implementar soluciones de Inteligencia Artificial en los próximos tres años, solo el 59% de las británicas tienen previsto hacerlo. ¿Significa esto que las pymes británicas son más autocomplacientes? Es posible que sí, que tal y como les van las cosas en este momento sea suficiente para ellas. Pero en un entorno económico en constante cambio, cruzarse de brazos y no explorar el potencial innovador que brindan los servicios digitales es un riesgo que no deberían correr.

Para que la economía mundial funcione, las empresas necesitan evolucionar al mismo ritmo. Europa debe ser consciente de que, por muy sólida que sea su economía, dormirse en los laureles tendrá una clara consecuencia: la desaceleración a largo plazo.

Sí es cierto que el fracaso de un negocio a veces es inevitable, pero en muchas ocasiones la línea que separa el éxito del fracaso es desafortunadamente muy fina. Las pymes tienen en sus manos la posibilidad de cambiar las cosas a través de la tecnología.

Son pymes suficientemente rápidas las que son capaces de buscar nichos de negocio que las grandes corporaciones no abarcan. Son ellas las que tienen mayor libertad para innovar y retar el status quo. La oportunidad está ahí esperando.

 

4c980585-2fc4-4f8b-9d33-8988fe0d557f