Contacto



Marcas de Telefónica

Son Marcas de Telefónica

La Nube Híbrida en Ambientes Industriales

Juan José Martinez: Chile

Recuerdo que siempre me gustó mezclar las comidas, especialmente aquellas que combinaban sabores salados, dulces, y hasta un poco picantes. No tengo que decir, que me volví adicto a la comida china y en general a la asiática; esa mezcla, esa mixtura, ese poco de aquí y de allá, dan una experiencia culinaria difícil de igualar. ¿Se imaginan si pudiéramos hacer esta combinación en la nube? Y no, no me refiero a preparar exquisita comida china en la nube, aunque, quien sabe, más adelante…

Antes que me de hambre, mejor explico básicamente por donde va el tema, entendemos que la nube híbrida no es más que la combinación de una nube privada y una nube pública, y que juntas, brindan la plataforma tecnológica de una organización.

Ahora bien, ¿Por qué existe este fenómeno de seguir teniendo una nube privada? ¿Por qué no migrar completamente hacia una nube pública, y obtener las enormes ventajas en cuanto a gestión, seguridad y costos?, no es por nostalgia a los viejos sistemas o por el miedo instintivo de los informáticos a realizar cambios paradigmáticos; entonces, “¿Por qué todavía encontramos estas combinaciones de nubes tan llamativas?”

Pues está claro: la necesidad de tener datos dentro de la plataforma interna de cualquier empresa obedece a ciertos factores a saber: motivos legales, el nivel de “cuidar” los datos o cuando nuestro cliente necesita “Hyper Mega velocidad de acceso”, recuerden que cualquier servicio de nube tendrá un mínimo de latencia, desde el Datacenter de la región donde está el servicio, hasta la red interna del cliente.

Analicemos el siguiente caso, hace poco estaba en la planta física en una ensambladora de automóviles y el departamento de TI, junto con la dirección de la empresa, decidieron migrar la mayoría de sus aplicaciones de gestión y RRHH a la nube, incluso, hasta le hicieron una despedida al viejo servidor AS400 que reinaba en la sala desde hace más de 10 años. La verdad fue algo triste ver la vieja nevera devoradora de código RPG y Cobol apagando sus luces para siempre; la verdad, es que las galletas y el café estuvieron muy buenos. Pero, a pesar de la migración y con todas las bondades de la nube, no hubo manera, de que TODOS los servicios fueran migrados.

¿Por qué? Bueno, siguiendo la línea, imaginemos ahora este caso, nuestra ensambladora de vehículos de última generación, casi sin la asistencia de empleados humanos: brazos robots se encargan de la mayoría del trabajo pesado, como unir piezas pesadas, soldarlas, usan precisión milimétrica, calibración del eje del motor, o más importante, de los frenos. Estos brazos, se comunican a su software de automatización y control, a través de cámaras y sensores (si, hablamos de IoT, Internet de cosas), que necesitan enviar datos a muy alta velocidad, para que el sistema tome una decisión, muy rápida; no podrían esperar ni siquiera 100 milisegundos, el promedio de una respuesta desde una nube pública, pues correría el riesgo de falla en el ensamblado de precisión, o peor aún, hasta un accidente en la cadena de producción.

Como vemos, la situación en nuestra empresa ensambladora de vehículos de última generación, es una situación muy específica, donde definitivamente, hay que tener el software en la red interna. No importa cuántos procesos de inteligencia artificial se ejecutan localmente: el problema aquí, es la velocidad de transmisión de los datos, desde que son adquiridos por el sensor, procesados por el modelo de Machine Learning seleccionado, y devueltos al brazo mecánico que ejecutará entonces sus rutinas programadas, de acuerdo a la situación específica.

Este es un ejemplo “industrial” de la necesidad de una nube privada, y no una nube pública; y que conste, no hemos hablado de aspectos legales, o de seguridad, que son los que generalmente se toman para apoyar este tipo de nube.

Pero no hay problema, si te ha llamado la atención, ya hablaremos exclusivamente, pero en otra conversación, del mundo de las redes privadas, o de las públicas, o de las redes de sensores inteligentes…

Después de todo, siempre hay tiempo para conversar y compartir un delicioso plato de arroz chino.

4c980585-2fc4-4f8b-9d33-8988fe0d557f